Nokia Lumia 520

 .. el mejor smartphone para iniciarse en Windows Phone 8, el sistema operativo de Microsoft...

Nokia Lumia 520
4

La difusión de una broma sexual en Twitter acaba en dos despidos

La difusión de una broma sexual en Twitter acaba en dos despidos
La transcendencia de Twitter empieza a asustar. Esta es la historia de cómo una broma sexual difundida por Twitter puede acabar con sus protagonistas en el paro y mucha gente enfadada. 
 
La difusión de una broma sexual en Twitter acaba en dos despidos

Mucho pero mucho cuidado con lo que se comparte por Twitter y más si va con un hashtag que siguen en ese momento millones de personas. Esto es lo que ha aprendido Adria Richards, una trabajadora (ahora ex) de la empresa SendGrid que mientras estaba en la conferencia 'PyCon' escuchó una broma de índole sexual entre dos hombres detrás suya. Pues bien, a Richards no se le ocurrió otra cosa que hacerles una foto, publicar un post en su blog personal criticando la escena, enviar un queja a la página oficial de PyCon y finalmente twittearla poniendo lo que veis en la imagen superior, es decir, quejándose por ofensiva broma contra las mujeres. Estaba claro, se iba a liar una muy gorda. Los dos chicos a los que tomó la foto eran dos trabajadores de la empresa Playhaven que, ajenos al revuelo, rieron las gracias y siguieron como si nada mientras Twitter ardía. 


Los dos chicos fueron invitados a marcharse del coloquio por el personal de seguridad. Y no quedó ahí la cosa, Playhaven despidió al "ingenioso" que hizo la broma por comportamiento inadecuado que explicó el CEO en el blog de la empresa. El trabajador tampoco se quedó callado e hizo lo propio en otro medio, Hacker News, donde dijo que lo sentía y que el comentario en realidad había sido una tontería sobre 'dongles grandes'. Humor informático. 

Se armó tal revuelo por el despido del trabajador, del que transcendieron detalles de su vida privada, como que tenía 3 hijos que mantener, que Richards se vio bombardeada a mensajes de culpabilidad por haber dejado a un padre de familia en la calle. Incluso Anonymus le amenazó con hackearla. Así que el CEO de la empresa SendGrid se vio obligado a explicar que, aunque entendía a su empleada y tenía todo el derecho a quejarse, había traspasado los límites, por lo que la despedía. Más tarde transcendió que no era la primera vez que Adria Richards se quejaba 'excesivamente' por comentarios machistas.


La moraleja que podemos extraer de esta historia es que en términos de Twitter nunca sabes la transcendencia que puede alcanzar la más mínima cosa, aunque... ¿es cosa de Twitter o de los usuarios? 

leer más sobre:Twitter despido sexual hashtags
   

0 COMENTARIOS: